Llamados a la santidad

Home / Noticias / Llamados a la santidad
Llamados a la santidad

Paz y bien hermanos y hermanas:

Nuevamente ponemos en tus manos nuestro calendario capuchino y nuestra primera palabra de agradecimiento: Gracias por dejarnos estar en tu vida durante este nuevo año. Cada edición de este calendario está pensada en que juntos podemos reflexionar algún tema de actualidad para la Iglesia. Este año, por invitación del papa Francisco, en su exhortación apostólica Gaudate et exsultate, queremos recordar juntos el llamado de Dios a todos nosotros: “Nuestro Padre nos quiere santos”.

La historia de nuestra Orden, desde el ejemplo de Francisco y Clara de Así, está repleta de testigos valientes de Cristo y del Evangelio, muchos de los cuales han sido proclamados santos y beatos. La santidad confirma la fecundidad de nuestro carisma y demuestra las señas de nuestra identidad: la consagración total a Dios hasta el martirio, cuando es requerido, la vida sencilla entre la gente, la sensibilidad hacia los pobres, el acompañamiento espiritual como cercanía y humildad que nos permite acoger a todos.

Además, el mismo Papa recuerda: “Para ser santos no es necesario ser obispos, sacerdotes, religiosos o religiosas. Todos estamos llamados a ser santos viviendo con amor y ofreciendo el propio testimonio en las ocupaciones de cada día, allí donde cada uno se encuentra ¿Eres consagrado o consagrada? Sé santo viviendo con alegría tu entrega ¿Estás casado? Sé santo amando y ocupándote de tu marido o de tu esposa, como Cristo lo hizo con la Iglesia ¿Eres un trabajador? Sé santo cumpliendo con honradez y competencia tu trabajo al servicio de los hermanos ¿Eres padre, abuela o abuelo? Sé santo enseñando con paciencia a los niños a seguir a Jesús ¿Tienes autoridad? Sé santo luchando por el bien común y renunciando a tus intereses personales”.

Hermano, hermana, que este nuevo año renazca en nosotros el deseo de ser santos, expresando con nuestra vida la fidelidad de Dios. Que nuestra oración y cercanía te acompañen en esta aventura evangélica.

Fraternalmente

Tus Hermanos Menores Capuchinos de la Custodia de México y Texas.